12 jun. 2011


Y qué bueno sería si pudiéramos conocer lo que tenemos, tan claramente como reconocemos lo que no.





No hay comentarios:

Publicar un comentario